Hay muchos factores que juegan un papel importante en cada partido. No hay manera de predecir el resultado con certeza o decir exactamente por qué un partido en particular terminó de la manera que lo hizo. Pero aquí hay algunas cosas a tener en cuenta:

Para ganar un partido debes intentar controlar la mayoría de cuadrantes. Los colores de los cuadrantes en el periódico muestran quién ha controlado los distintos cuadrantes y puedes tener la opción de ver los porcentajes.

Las habilidades de los jugadores son un factor importante. Afectan a la fuerza del jugador en su posición y tienen influencia directa en muchas situaciones del partido

El motor del juego está basado en el cálculo de probabilidades. Las habilidades de los jugadores rivales se tienen en cuenta para esos cálculos. Cuanto más altas son las habilidades, más posibilidades de ganar. Esto significa que un jugador muy habilidoso vaya a ganar cada duelo automáticamente, pero si la mayoría de las acciones durante el partido.

Resumiento: la formación, la táctica y el esfuerzo tuyo y del rival, deciden cuántas oportunidades tendrá un equipo durante el partido, el tipo de ocasiones son y las posibidades de que puedan acabar en gol. Pero aunque tengas el 80% de posibilidades, puedes fallar, incluso 5 veces seguidas (con algo de mala suerte) y tu rival con el 10% de posibilidades puede acertar a la primera en muchas ocasiones.

Es posible perder partidos contra rivales más débiles (por ejemplo fuerza 60 contra 40), dependiendo de la formación y estrategia utilizada por cada equipo. Cuanta mayor diferencia hay en la estrategia más posibilidades existen de que suceda, pero una buena preparación táctica del equipo más fuerte hará que gane la mayoría de los partidos. Y todo esto es bueno, porque mantiene el juego excitante para ambos equipos.